Unas estaciones en la línea de metro no se construyen, si primero no hay un estudio que indique que va a ser rentable por el número de viajeros que la utilicen. Lo mismo pasa con hospitales o con innumerables estructuras sociales.

La cultura y el arte tampoco se libran de este estudio. Un proyecto cultural no es aprobado si no es rentable por varias circunstancias.

La llegada de esta perspectiva económica ha podido ser un obstáculo para el desarrollo cultural necesario en nuestro país. Los historiadores del arte se asombran cuando escuchan a parte de los economistas declararse a favor de la ayuda estatal a las artes y afanarse por destacar algunos valores «no económicos» como pueden ser el prestigio, educación y herencia.

Sin embargo el arte y la cultura están, digamos que subyugados a la insuficiencia, es decir, no son bienes libres; aportan «provecho» a los sujetos que las reclaman, y necesitan medios para su creación. En el momento que es posible observar proposiciones de predilecciones en las personas tales como pagar por una entrada de teatro, el pintar un cuadro para su venta o incluso el tocar el violín por propio placer, entonces le es viable al economista examinar el comportamiento de quien oferta arte y cultura y de quien los reclama.

Los especialistas en arte han errado bastantes veces a la hora de descubrir nuevas tendencias artísticas; sin embargo el mercado, se ha manifestado muchas veces, más rápidamente. Está el ejemplo del impresionismo, rechazado por los bien implantados críticos de arte y por los dirigentes del arte en París. Los que hoy son loados como grandes maestros del impresionismo hubieron de apelar a la iniciativa privada (concurriendo al «Salón des Refusés», al Salón de los rechazados). Se abonaron importes muy altos por cuadros impresionistas mucho antes de que este movimiento fuera admitido por los poderes artísticos establecidos.

El dejar las decisiones culturales a los gerentes del arte da lugar a una tendencia conservadora.

Las artes necesitan de un apoyo económico y de buenos estudios para progresar. Ya vemos la influencia que ejercen las subvenciones en las artes escénicas y en los museos en Europa. Pero hay que preguntarse ¿Cuánto derroche hay en estas subvenciones?. ¿Cuántos museos no valen la pena?.

Estas subvenciones en América se sustituyen por exenciones fiscales a las donaciones. Recapacitemos en los precios y la rentabilidad en el mercado de la pintura, las antigüedades y los objetos de arte. Recapacitemos en el mercado internacional del arte.

En gran medida las actividades culturales también influyen en la economía, dado que atraen a las ciudades gran cantidad de visitantes.

En España tenemos el claro ejemplo de la ciudad de Málaga. Donde los dirigentes municipales hicieron una gran apuesta por la cultura, que les está dando jugosos beneficios.

Hace pocos días leí un artículo en el que se decía que en Madrid estaban empezando a cambiar las cosas y que ya se estaba empezando a sonar como pasa con ciudades como Berlín.

Siento disentir de tal afirmación como madrileño que soy, dado que me muevo en la base de la pirámide.

El presupuesto para el año 2.019 de la Concejalía de Cultura del Ayuntamiento de Madrid es de 210 millones de euros, de los que un porcentaje elevadísimo va para salarios y para pagar empresas externas. Mientras tanto hay centros culturales en un estado penoso. Paredes descascarilladas o sucias, bombillas que no se reemplazan, te obligan a pintar la sala si quieres exponer, no hay personal competente ni incompetente, es decir carecen de personal y el artista lo tiene que suplir todo.

Solo se apoya al enchufado, al que tiene algún amigo en las instituciones.

Un ejemplo claro lo tenemos en el derroche efectuado por el Gobierno de España, al tirar a la basura 400.000 euros en la Bienal de Venecia, donde los expositores y representantes de la imagen cultural de España, son una señora que se dice es artista, con unos vídeos donde aparece orinando en espacios públicos y otro que también se llama artista que hace unas esculturas con aire.

¿Es rentable ese gasto de 400.000 euros? Pienso que salvo a los que lo han autorizado, a los demás no solo no nos parece rentable, sino que lo consideramos un despilfarro, por el que esas personas deberían haber sido cesadas de inmediato en sus cargos.

Madrid como capital de un país Europeo debería liderar todas las iniciativas de promoción de arte y cultura.

A continuación se copia el plan aprobado por el Consistorio Malagueño y que debería ser ejemplo de la inversión y rentabilidad del arte y la cultura (fuente Málaga cultura innovadora):

El Plan incluye todo tipo de actuaciones en el ámbito cultural, lideradas por el Ayuntamiento de Málaga pero haciendo partícipes al resto de administraciones –Estado, Junta de Andalucía y Diputación Provincial- que, en la capital, desarrollan también actuaciones concretas de política cultural.

El Plan incluirá todo tipo de acontecimientos culturales y artísticos, así como actuaciones de investigación, académicas, educativas, de promoción del patrimonio cultural material e inmaterial, cultura gastronómica y todo tipo de actos que tengan lugar con motivo de la preparación y desarrollo del mismo a lo largo de su vigencia prevista, que son tres años (2016 a 2018) pero cuya pervivencia se espera sea a largo plazo. En especial, el Plan centrará sus actuaciones en los museos y centros culturales de Málaga, en su Festival de Cine Español, en los certámenes anuales ya consolidados de las diversas manifestaciones culturales (teatro, jazz, música, danza), así como en el fomento de la participación ciudadana en los mismos, muy especialmente de los colectivos sociales más vulnerables (mayores, jóvenes, personas en riesgo de exclusión social, discapacitados) y de sus creadores o inspiradores.

Se incluirá la creación, producción y exhibición de exposiciones en cualquiera de los museos y centros culturales de la ciudad de Málaga; espectáculos teatrales, audiovisuales y musicales; producciones cinematográficas y ediciones de publicaciones gráficas y fonográficas, así como la mejora de las correspondientes infraestructuras culturales, incluida la red de bibliotecas municipales. En particular, se incluirá las inversiones en modernización o nueva construcción de instalaciones culturales, teatros, museos, salas de exposiciones y auditorios en los que los desarrollen las actividades propias del Plan.

También se fomentará la adquisición o puesta a disposición de obras de arte para centros de arte y colecciones.

· Producción y edición de material gráfico o audiovisual de promoción o información, consistente en folletos, carteles, guías, vídeos, soportes audiovisuales, electrónicos y telemáticos u otros objetos, siempre que sirvan o sean soporte publicitario al Plan.

· Se incluye asimismo la organización y producción de exposiciones, encuentros, congresos y seminarios, así como el material gráfico y audiovisual, edición de catálogos y material de promoción referida a éstas y relacionada con el “Plan Decenio Málaga Cultura Innovadora 2025”, destinados a su presentación o utilización en la programación de dicho evento, y de la mejora de las infraestructuras vinculadas a estas actividades.

· Implantación de mejoras tecnológicas innovadoras; renovación y mejora de la señalización turística e informativa; mejora de la iluminación de monumentos y otros edificios o espacios relevantes; organización de las visitas guiadas destinada a mejorar la información de visitantes respecto a la oferta cultural de la ciudad de Málaga, especialmente en sus museos.

· Gastos de instalación y montaje de pabellones con contenidos específicos en ferias nacionales e internacionales, en los que se promocione turística y culturalmente las actividades del Plan. Campañas de publicidad y promoción del Plan en medios de comunicación, tanto en el ámbito nacional como internacional.

· Cesión por los medios de comunicación de espacios gratuitos para la inserción por la Comisión de anuncios dedicados a la promoción del acontecimiento.

· Cesión de espacios publicitarios en soportes y mobiliario urbano, autobuses, etc. Cesión de espacios publicitarios y de difusión e información en establecimientos (hoteles, restaurantes, comercios, etc.).

· Medidas de restauración y rehabilitación del patrimonio natural, histórico, artístico y cultural de la ciudad de Málaga, que incluye la protección, conservación, rehabilitación y fomento de dicho patrimonio, y la recuperación física de conjuntos históricos, edificios y otras construcciones.

Entiendo que cuando alguien crea algo bueno, el resto debe de copiarlo e intentar mejorarlo. Pero es algo que con nuestros actuales dirigentes es muy complicado que se puedan entender. De hecho ni los propios implicados, como son los artistas lo entienden y por eso salvo honrosas excepciones, no mueven un dedo por cambiar la situación de estancamiento y retroceso de la cultura en España.

Ni un solo signo de queja o de querer hacer algo porque lo que se está dando en la ciudad de Málaga, se pueda conseguir en ciudades tan importantes como es Madrid.

¿Es rentable un presupuesto de 210 millones de euros del Ayuntamiento de Madrid, donde las bases no reciben lo más mínimo? ¿O tal vez habría que estudiar más en profundidad en que se debe de emplear ese dinero?.

Si los gestores culturales de una ciudad relativamente pequeña como Málaga están apostando claramente por la inversión en cultura, cabe preguntarse ¿por qué los gestores culturales madrileños no saben verlo de la misma forma?.

Estos últimos cuatro años el área de cultura del Ayuntamiento de Madrid ha estado olvidada, puesto que su responsable fue destituida y se hizo cargo de la misma la propia alcaldesa. Y como resultado ha sido una pésima gestión y un total abandono.

¿Hay esperanzas de que los nuevos gestores den un giro a las políticas culturales de la ciudad de Madrid?. Siento ser muy pesimista en este sentido. Lo primero porque la persona a la que han encargado esta responsabilidad, no viene precisamente del mundo del arte y de la cultura.

Y así es muy difícil poder rentabilizar inversiones dirigiéndolas a donde realmente se necesitan.

Espero equivocarme por el bien de los que amamos el arte y la cultura y de los que nos estamos dejando el alma por cambiar las cosas en este mundillo, el tiempo lo dirá.

José Mª Madrid Sanz

Traducir página web »