Miguel Ángel Margallo Gisbert

Miguel Ángel Margallo Gisbert inició sus estudios en pintura al óleo y pastel, extendiendo su técnica, más tarde, a lápiz y carboncillo.

Con pasión por el dibujo, el joven artista ha creado un canal de vídeos, “Dale al lápiz”, en YouTube, donde da consejos, explica técnicas, hace tutoriales para el desarrollo de los diseños a lápiz.

En octubre de 2018, obtuvo el premio de 5º Accésit en el II Petit salón de otoño de pintura realista de Avatarte y, en abril de 2019, organizó una exposición en la Casa de la cultura “Pedro de Lorenzo” en Soto del Real (Madrid), donde expuso 25 de sus obras más recientes.

Naturalmente, de todos los trabajos que he visto, los retratos son, de momento, un tema predilecto. Noto que el artista manifiesta un peculiar interés por figuras masculinas, a partir de modelos fotográficos, “expresivos”, lo que le permite un minucioso y fascinante trabajo de la piel envejecida.

Mucha gente se podría preguntar lo que puede traer como nuevo un artista al reproducir un objeto a partir de una fotografía. Primero, entre dibujo y fotografía la relación histórica es inversa. El dibujo ha sido el primer arte “fotorrealista”. Y si un artista retoma esta anterioridad expresiva es porque, reincorporando la luz y las claridades “oculares” realiza una obra aún más significativa plásticamente que la fotografía inicial.

Otro tema son los paisajes urbanos, como los de Lisboa. De grande impacto, con excelente tratamiento de los planos, Miguel Ángel Margallo hace renacer una arquitectura algo intemporal, despojando los deseos de todas las obscuridades inherentes a las fotografías antiguas.

Dan Caragea
Crítico internacional de arte