MANOLI  IGLESIAS

En un entorno como el actual, donde las nuevas tecnologías, redes sociales, Internet, ordenadores y un largo etc., dominan a la sociedad en general y al individuo en particular, Manoli Iglesias ofrece a través de su experiencia artística una obra, fácil, inteligible, sin pretensiones, pero con la esencia de quien pinta por y con amor al arte.

Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de Murcia, y con varios Cursos,  Talleres y participación en Jornadas en su haber, el dominio sobre la técnica figurativa y paisajista es lo suficientemente elocuente y significativo para presentar unos trabajos dignos, basados en la vehemencia, pasión y extroversión.

Con respecto al retrato, Manoli Iglesias ofrece a quien contempla su obra una figuración tradicional de conocidos rostros del séptimo arte, que demuestra que dispone de dotes para la ejecución del dibujo, el color, las formas y el detalle.

Personalidades tremendamente definidas en la pantalla, pero plasmadas en tela, muestran una asociación de particularidades que permiten a quien los contempla, apreciar el esfuerzo de la pintora en lograr parecidos remarcables.

En referencia a su figuración, nos ofrece un contraste entre unas féminas elegantes, sensuales, refinadas, con un leve toque de seducción erótica que invita a la imitación por parte de las mujeres, y al misterio con respecto a los hombres. No obstante, en ocasiones no puede evitar plasmar un tipo bien distinto de mujer, de mirada fija y expresión triste y desesperada. No hay glamur, sino una realidad demasiado habitual en nuestros días.

En lo que concierne al paisaje, abunda el urbano que expresa de forma académica, en cielos semi-oscuros o nublados  y donde la monumentalidad del entorno resplandece abrupta, serena y erguida. Su paisaje natural es más arbitrario y agreste.

En conclusión puede decirse que la obra de Manoli Iglesias es de pincel firme, explícito y preciso, haciendo ver al espectador un planteamiento estético correcto, sin fisuras, sin devaneos y perfectamente inteligible, a través de una fuerte coloración y un juego lumínico intenso y equilibrado.

Marta Teixidó
Crítico de arte

Cuadros de una Exposicion.es