JOSÉ S. OCÓN CAO

 El mundo evoluciona, la sociedad se mueve, la historia del arte permanece en los museos, exposiciones y algunas galerías… pero los tiempos cambian, y como diría el personaje de D. Hilarión en la conocida zarzuela “La verbena de la Paloma”: Las ciencias adelantan que es una barbaridad. Y prueba de ello es la obra digital de José S. Ocón Cao.

Nacido en Madrid en junio del 1941, y residente en Wesfalia (Alemania) desde 1959, cursó estudios en diversas escuelas e institutos, formándose profesionalmente como dibujante y decorador en diversas empresas, entre ellas, en El Corte Inglés, sin obviar una enseñanza reglada, asistiendo para ello a cursos de dibujo y pintura en la Academia de Artes y Oficios, así como en la Real Academia de Bellas Artes de Madrid.

Para un pintor “clásico”, y con el término quiero indicar que utiliza lienzo, pincel y pintura, etc., el arte digital puede tener una significación peyorativa. ¡Craso error!, puesto que en ese avance de las ciencias, las nuevas tecnologías no deben despreciarse en absoluto, tanto en la creación como en el formato de plasmación de la obra, algo que Ocón Cao tiene mucho en cuenta, y que puede perfectamente debatir.

Su obra es visualmente atractiva, subyugante, casi hipnótica. Introduce al espectador a sensaciones que en la época de los años 60 y 70 podrían calificarse de psicodélicas, pero que en la segunda década del siglo XXI representan una vorágine de luz y color, difundidos mediante temas en apariencia sutiles, pero que no resultan indiferentes, precisamente por la extrañeza de efectos que produce.

El artista demuestra ingenio y dominio en lo que se llama arte o pintura digital: pinceles, aerógrafos, lápices, cubos de pintura que sabe utilizar con destreza y experiencia, en unas obras no exentas de cierto simbolismo, visible gracias al planteamiento estético de sus trabajos, donde pueden apreciarse un canto a la naturaleza y al Cosmos, así como himno a la espiritualidad.

En su currículum profesional, hace mención a su dedicación exclusiva al arte a partir de 1991, siendo a la vez que pintor: artista visual, Galerista – es titular de la sala de arte Kontraste -, curador, promotor de arte, cultura y relaciones internacionales, habiendo expuesto su obra en un centenar de exposiciones es individuales y colectivas, especialmente en Alemania, Rusia, Kazhastan y Turquía. Merece destacarse en  el hecho de haber sido el primer artista europeo occidental en ser invitado, en 1995, a participar en la Primera Bienal Internacional de Museos de Krasnojarsk, Capital de Siberia Oriental.

De Jose S. Ocón Cao puede decirse que es un activista artístico. Sabe moverse dentro de un universo aún bastante desconocido a nivel popular, que se acciona con un proceso creativo que a simple vista parece sencillo, por utilizar procedimientos informáticos, pero en realidad hay que ser muy experto para para aplicar sistemas creativos a una estructura digital.

Marta Teixidó
Crítico de arte
www.cuadrosdeunaexposicion.es