Dentro del programa de actividades programado por Posmodernia para la inauguración de la exposición de arte “Marca Arte España: abre sus puertas en Córdoba” se ha celebrado hoy viernes una conferencia en el complejo MODO (La pérgola) situado en los Jardines Duque de Rivas de la ciudad de Córdoba.

La Conferencia

La conferencia ha llevado por título “La verdad sobre el Guernica. La obra maestra desconocida” y el ponente ha sido el Catedrático José María Juarranz Fuente (Fuentemolinos, Burgos, 1949) catedrático de geografía e historia, licenciado en Filosofía y Letras por la Universidad Complutense de Madrid y miembro del Consejo Superior de Investigaciones Científicas.

El Sr. Juarraz ha defendido la tesis de que el famoso cuadro de Picasso nada tiene que ver con el bombardeo de la ciudad vasca. Para ello ha ido desgranando con imágenes y testimonios el cuadro más importante del siglo XX para demostrar que la ideología y los planteamientos preconcebidos han primado siempre sobre esta obra.

Su tesis, que se recoge en la obra publicada por la galería Rodrigo Juarranz “Guernica. La obra maestra desconocida”, no solo estudia el lienzo sino también los 42 bocetos y las esculturas que creó el artista para realizar esta obra.

El nombre de Guernica proviene, según Juarranz, de una visita al estudio de Picasso en la calle des Grands-Augustins en París por parte de sus amigos, entre otros el poeta Paul Éluard, autor del poema “La victoria de Guernica”, Zervos y Juan Larrea, nacionalista vasco.

“La decisión de titular así al lienzo fue oportunista, un trampantojo que oculta la realidad del cuadro (…) Todos los cuadros que España llevó a su pabellón de la Exposición Internacional de París de 1937 eran obras de propaganda”, ha declarado. “Y en un pabellón en el que todo eran obras de propaganda… ¿Cómo iba a poner un cuadro sobre su vida?” se ha preguntado el Prof. Juarranz

“El cuadro es una síntesis de los momentos más importantes de su historia, el terremoto de Andalucía en 1864, la muerte de su amigo Carlos Casagemas y su conflicto matrimonial en los años 30 con su esposa Olga Khokhlova”, ha concretado.

Así, ha mantenido que el minotauro es un “autorretrato” de Picasso con el que quiso ponerse a la altura de Velázquez y Goya en sus cuadros Las meninas y La familia de Carlos IV, respectivamente; y el caballo sería su esposa Olga.

Además, para el autor, la figura de la madre desmayada sujetando a su bebé no significaría el sufrimiento por la guerra, como se ha entendido hasta ahora, sino que sería su amante Marie Thérèse Walter y su hija Maya; y la mujer de la lámpara, identificada con la figura de la República, es la madre del pintor.

Entre otras conclusiones, el guerrero muerto tendido en el suelo es su amigo Carlos Casagemas. “Esta interpretación es la más acertada de las que se hayan hecho hasta ahora” ha afirmado.

“A Picasso el bombardeo de Guernica no le afectó, no le importaba lo que pasaba en Guernica, al igual que no le importó lo que pasaba en España”

Juarranz por último ha examinado la parte cronológica que va desde el encargo del cuadro hasta el bombardeo para demostrar que la temática estaba ya fijada antes de conocerse el ataque a la ciudad vasca. En palabras de Juan Larrea, al ver la obra, uno de ellos exclamó “¡Guernica!” y Picasso halló el “plinto perfecto” para elevar la obra de categoría y “multiplicar su ascendencia y visibilidad en toda Europa”: “A Picasso el bombardeo de Guernica no le afectó, no le importaba lo que pasaba en Guernica, al igual que no le importó lo que pasaba en España” ha afirmado.

Juarranz para terminar ha insistido en la necesidad de exponer el cuadro junto a los 62 bocetos, tal y como indicó siempre Picasso. También ha hecho hincapié en abordar el deseo del pintor malagueño de que el Guernica se exhibiera en el Museo del Prado junto a la obra de Goya y Velázquez.

Traducir página web »