PRESENTACIÓN CATI LANZA

En un mundo donde la competitividad está a la orden del día, en el que la tecnología domina la cotidianidad de nuestras vidas, y la prisa y el stress nos afectan en demasía, se hace a veces necesario, casi imprescindible poder contemplar imágenes relajantes que nos inviten a paraísos lejanos y entornos cercanos.

Cati Lanza,  profesora del Instituto de segunda enseñanza Isabel La Católica de Madrid, y con un apreciable currículum expositivo, presenta una obra llena de dulzura y serenidad, no exenta en algunas piezas de melancolía. Un canto lírico, apacible y tranquilizador.

Su pincelada es suave, ligera,  para mostrar una pintura de muy agradable contemplación, decorativa, que permite al espectador alejarse de esa carga, que la sociedad de los inicios del siglo XXI arrastra inconscientemente, pero también de forma vehemente.

La expresividad cromática y la suavidad de sugerencias lineales son factores que vienen a atenuar un clima de cierta intimidad en su obra, donde la soledad también se encuentra latente.

En el espacio imaginativo de cada artista, coinciden siempre el paradigma estilístico elegido y la creatividad personal, que logra manifestarse en el caso de esta artista con la consecución de una atmosfera global de proporcionada expresividad.

Cati Lanza posee una formalidad técnica que pone al servicio de una composición siempre adaptada a las distintas temáticas que plasma en sus trabajos. Sus paisajes urbanos reflejan calidez y nostalgia. Aunque cuando se trata de edificaciones árabes se aprecia una austeridad estricta y poco suelta, en sus paisajes naturales, especialmente esas marinas cargadas de bravura, se observa carácter y a la vez pulcritud en la pincelada, una estructura y composición en perfecta armonía y un uso del juego lumínico en tonos aterciopelados.

Los trabajos de esta artista describen una sensibilidad exquisita, emoción por lo que pinta y unas vivencias íntimas,  en una obra cargada de matices, desgranando tonos, y explicándola de manera holista,  impregnada de sinceridad, y manifestando líricamente la belleza pictórica tanto de la naturaleza como en un urbanismo que, siendo real,  es mostrado de forma idealizada.

Marta Teixidó
Crítico de arte
www.cuadrosdeunaexposicion.es