PRESENTACIÓN ANTONIO NAVARRO MENCHÓN

Cuenta en su página web el protagonista de estas letras que le apasiona la luz, y su contraste, los destellos que se esconden tras las sombras, el color…y quien firma esta texto no ha podido evitar emocionarse con sus pasiones, con ese afán de captar la esencia, el instante, la mirada, la atmosfera, un sinfín de detalles cautivadores en la obra de un artista joven, brillante, con carácter, y con devoción por el arte.

Persona que se deja atrapar por la austeridad. Por entornos donde la soledad está tan presente que agobia. Esos interiores de radiante juego lumínico, y de yermas presencias. Una botella vacía al lado de una ventana, una silla desvencijada, unas camas de madera y hierro que conocieron épocas mejores… resulta curioso que un artista que demuestra en su obra una marcada personalidad con una técnica muy depurada, como muchos otros de su generación, (nació en Alcantarilla, Murcia en 1973), se siente atrapado por el antaño desolado, y sepa reflejar la conmoción del aislamiento, a través de la acuarela, en la que se aprecia cuidado en los detalles, pulso firme para el pincel, y saber encontrar el punto exacto entre la composición, la paleta y la luz.

Con referencia a los retratos, la figura, niños, adolescentes, hombres y mujeres célebres, personalidades muy definidas le permiten ofrecer una visión limpia de la realidad, a veces ingenua, otras templada, algunas atrevida y en ocasiones surrealista como en su propio autorretrato. Pero a excepción de ésta última, todas ellas resueltas sin estridencias, siempre dentro de la serenidad y la armonía, utilizando una pincelada pausada, buscando matices, a fin de transmitir sinceridad y emoción contenida.

De Navarro Menchón que en los últimos años he tenido ocasión de exponer en las principales capitales españolas, como Madrid, Sevilla, Valencia, Palma de Mallorca, Murcia, Zaragoza, La Coruña, Pontevedra, Cáceres, Badajoz, Tenerife, y cuya obra puede verse también en el Palacio Real de Madrid, el Museo Histórico Militar de la Coruña, en la Casa Consistorial de Pozuelo, el Museo H. M. de Ceuta y el Real Casino de Murcia, entre otros, además de en incontables colecciones nacionales e internacionales, merece destacarse también sus bromas pictóricas, o como lo llama en su web: tomas falsas.

El humor siempre se agradece en el arte. Lo tenemos presente en la caricatura, en la ilustración periodística, pero no es demasiado habitual en lienzos y tablas. Los R2D2, C3PO, el sabio y enigmático Yoda o el terrible Darth Vader de la saga Star Wars le permiten contrastar interiores y marinas académicos, incluyendo las Meninas del mismísimo Velázquez, con la tecnología más avanzada de los años 70. Una extraña convivencia, original e innovadora, que por supuesto permite aflorar una sonrisa en el rostro de quien los contempla.

Sus paisajes, siempre urbanos y algunos con impronta histórica, se enmarcan en hermosos atardeceres, resueltos con destreza pictórica, ensueño y sencillez, con anotación precisa de conjuntos y de detalles, no exentos de fuerza vital y cierta dimensión melancólica.

En conclusión pude decirse que Navarro Manchón ofrece desde la certeza, obras impregnadas de atmosfera, de sensibilidad, lirismo,  belleza y perfección.

Marta Teixidó
Crítico de arte
Miembro de AECA
(Asociación Española de Críticos de Arte)
www.cuadrosdeunaexposicion.es