PRESENTACIÓN ALEXANDRE MONNTOYA

A pesar de estar acostumbrada a visitar exposiciones, a conocer todo tipo de obras y de artistas, de estilos y temáticas, el arte no deja de sorprenderme, afortunadamente, puesto que significa que está vivo, a pesar de las convulsiones culturales que nos proporciona esta segunda década del siglo XXI, en que las nuevas tecnologías nos facilitan tareas, pero también nos roban tiempo.

No obstante, se hace necesario alejarnos de algoritmos y combinaciones binarias para contemplar ARTE, como el que plasma en sus lienzos Alexandre Monntoya, a través de una obra positiva, vibrante e impactante. Su versatilidad temática, en base a una figuración concisa,  es de imaginación exuberante, pasión desbordante y creatividad delirante en una locura que atrapa al espectador a mundos donde la sensualidad y la belleza se conjugan a la perfección con el humor y la ironía, sin obviar la crítica.

Nacido en 1974 en Roldanillo (Valle) Colombia, indica en su página web que realizó sus estudios primarios en aprender en el colegio INEM de la ciudad de Pereira donde se graduó como Bachiller Industrial. De formación autodidáctica, o como él mismo indica, de manera empírica, su escuela ha sido el aprendizaje en cada pincelada y combinación de color, evaluando su trabajo con una autocrítica y exigencia permanentes.

Y observando su obra, el empleo de la autocrítica, se percibe en cada una de sus creaciones y líneas temáticas que componen su universo: Nudes & Angels, Minds & Worlds y Humanity Ant.

En la primera, cuyo inicio se remonta a 2007, la visión idealizada de la mujer, femenina, esbelta, envuelta en telas, seductora, elegante, de esplendoroso glamour, donde la radiante luminosidad inunda estancias evocando placeres y encantos. Son piezas de gran tamaño para contemplar con los ojos entornados y el volar de la imaginación, sin lujurias, pero con ese toque justo de erotismo, tan abandonado.

Muy interesante resultan sus figuras masculinas, que intuye quien escribe estas líneas que es el mismo artista ejerciendo de pintor y de modelo. Siempre resulta más atractivo la suavidad de las líneas femeninas, pero en las masculinas, demuestra conocimientos técnicos y en ambos, estudios anatómicos.

Sus ángeles son jóvenes adolescentes, despertando a la pubertad, a la vida, volando hacia caminos inciertos, temerosas pero con ánimo elevado, mirada al frente e interrogativa.

En Minds & Worlds Alexandre Monntoya presenta en algunas obras claras referencias a El Bosco, Brueguel, no a nivel de plasmación estética, sino en un sentido onírico, más que surrealista. No exentas de espíritu crítico, el espectador no puede evitar sonreír al contemplarlas, admirarlas al observarlas y sorprenderse al analizarlas, si es que realmente precisa de ello, puesto que en nuestras ajetreadas vidas mundanas, demasiado estamos sometidos a las cavilas, y casi prohibido parece abstraerse en los propios pensamientos.

Esos floreros capilares, que recuerdan a los de los siglos XVI – XVII, de pincelada pequeña, precisa, y cuidada – como en general en toda su obra – no pueden evitar ejercer una poderosa e irresistible atracción.

Humanity Ant, es, tal vez, su área más cómica, caricaturesca y por supuesto, también crítica. La fantasía explicita dentro de un contexto implícito impulsa a una visión por parte de quien mira sus trabajos, entre la razón y la locura, siendo ésta última expresada  sin irracionalidad, pero entreviendo el disparate.

Un ARTISTA que se debate entre la delicadeza femenina y audacia temática. Amante de la belleza, y de la sublimación de la misma, no deja de ser caustico y sarcástico cuando su creatividad le invita tanto a la entelequia como al ensueño.

Marta Teixidó
Crítico de arte
www.cuadrosdeunaexposicion.es